Soul Food

Soul Food

Comida para el alma

Estados Unidos es una tierra forjada por el trabajo de millones de migrantes, provenientes de una inmensa variedad de países y culturas que confluyeron esperanzados en estas prometedoras tierras. Así las diversas cocinas típicas que existen en sus diferentes regiones, son en realidad el resultado del coloniaje y mestizaje, siendo una muestra tangible de la historia misma del país del norte.

Entre todas estas historias y tradiciones culinarias, existe una que ha sobrevivido en el tiempo, a pesar de haber nacido de la pobreza y la necesidad.

Con sus orígenes en pleno auge de la esclavitud en Estados Unidos, Soul Food es como se conoce al estilo de cocina y la comida creada y preparada por los afroamericanos del sudeste del país, quienes solo tenían a disposición las sobras de las plantaciones o las piezas de carne que los propietarios no querían.

Por ello, los esclavos tenían que cocinar con lo que tenían a mano, aprovechando verduras que crecían de forma silvestre como nabos, remolachas, coles y dientes de león, entre otros. Del mismo modo utilizaban cortes de carne desechados por sus patrones, como las patas, rabos, orejas, tripas, etc. añadiendo ajos, cebollas, tomillo y hojas de laurel para sazonar. La agricultura, la caza y la pesca se convirtieron en el sustento para su alimentación.

En esta comida, no había cabida para los desperdicios. Así, las sobras de pescado, se convertían en croquetas, el pan duro en budín y de cada parte del cerdo se creaba algún plato especial. Una comida humilde, abundante, tradicionalmente cocinada, donde los fogones se exaltan con las bondades de la manteca y los productos derivados del cerdo.

Tras abolirse la esclavitud en EE.UU. esta tradición gastronómica siguió, primero porque muchos afroamericanos eran pobres y no podían permitirse otros cortes de carne. Con el tiempo, esta sustanciosa comida empezó a valorarse y extenderse por todo el país. También muchos de los primeros colonos europeos aprendieron las recetas y las extendieron por el mundo.

Esta cocina de vasta herencia aún llena de sabor las cocinas, con algunos de sus platos más característicos, entre los que se destacan la col berza, el pescado frito, el pan de maíz, el puré de papas, las costillas y patas de cerdo, el budín de plátano o el pastel de batata, acompañado de té dulce, y sobre todo de su muy particular e infaltable pollo frito

En la actualidad, el Soul Food ya se puede encontrar en diversos restaurantes en todo Estados Unidos, desde puestos callejeros de pollo o pescado frito hasta establecimientos de mayor categoría que ofrecen esta deliciosa comida, especialmente en las ciudades con grandes comunidades afroamericanas como Chicago, New York, New Orleans y Los Ángeles.

Una comida que desde siempre, no solo quitó el hambre, sino que también alimentó el alma.
soul5