El arroz

granos

El arroz

En su versión más fresca

Para muchas personas, una comida sin arroz no es comida. Ya sea blanco, aderezado, tostado o graneado, el arroz es el acompañamiento por excelencia de guisos o carnes, e incluso tiene un papel protagónico en platillos como el majadito, la paella o el arroz a la jardinera.

Pero en otras partes del mundo, este valioso cereal es aprovechado de otras maneras, ya que su sabor neutro y la facilidad de combinarlo con otros elementos, nos ofrece un ingrediente tan versátil como beneficioso, perfecto para presentarlo y disfrutarlo en una ensalada.

Ya sea como acompañante o para quien lo prefiera, como un original y refrescante plato único para una cena cualquiera, las ensaladas de arroz son una elección perfecta.

Así como algunas pastas, legumbres y cereales, el arroz es una posibilidad diferente y original a la típica ensalada de lechuga y tomate. Ya que además de la versatilidad propia del ingrediente, la diversidad en formas, colores y texturas que encontramos en la variedad de arroces existentes, junto a las combinaciones de ingredientes y aderezos, nos da como resultado posibilidades infinitas de ensaladas.

Las ensaladas de arroz, nos proveen de un platillo completo en cuanto al aporte para nuestra salud, ya que presenta diferentes grupos de alimentos. Además de los nutrientes y beneficios ya conocidos que las verduras tienen para nuestro organismo, el arroz aporta energía y la fibra necesaria para regular el tránsito intestinal y brindarnos una sensación de saciedad, que a veces solamente con las hortalizas no se consigue.

Pero además de pensar en combinaciones, ingredientes o la presentación de nuestra ensalada debemos tomar en cuenta algunos puntos importantes al momento de cocer el arroz, para que quede perfecto en nuestra ensalada ya que lo ideal es que el grano esté suelto, en su punto, y que no se rompa.

El arroz debe agregarse cuando el agua ya esté hirviendo. Para que no se apelmace por el almidón que contiene, no debemos añadir sal al agua ni remover mucho para que el grano no se parta. Del mismo modo, podemos añadir un chorrito de aceite para que los granos queden más sueltos e incluso podemos colorear nuestro arroz, de manera natural con jugos de espinaca, perejil, remolacha o azafrán, para obtener así una ensalada aún más divertida. Multitud de opciones que nos presenta el arroz, en su versión más fresca, versátil y deliciosa.

Arroz5