Comida Típica – Oriente Boliviano

ARTICULOS-2

Santa Cruz es una ciudad relativamente joven. Su crecimiento se dio principalmente en los últimos 50 años, motivo por el cual, aunque la oferta gastronómica actualmente esté en pleno desarrollo, creciendo constantemente en cantidad, calidad y variedad, existen aún algunos sabores, aromas y los momentos que éstos acompañan, que sin duda son irremplazables en esta tierra.

Por eso, a pesar del vertiginoso pasar del tiempo, las modas que se impongan, los cambios en la sociedad y las últimas dietas, los horneados típicos en la hora del té o para acompañar el cafecito de la siesta, son parte ineludible de la cultura cruceña. Sentir el aroma de un cuñapé recién salido del horno o disfrutar entre mordidas y soplidos, un bocado de sonso caliente en su palito de madera, son de esos momentos que siempre alegran y reconfortan el alma.

La variedad de masas típicas que existen en la región oriental en el país, refleja precisamente ese pasado no tan lejano. Cuando Santa Cruz, era aún un pequeño pueblo olvidado en medio de la selva, aislado aún del resto del país por los deficientes (o en algunos casos inexistentes) caminos y carreteras. Las familias de esta zona, tuvieron que aprender a emplear y aprovechar los frutos y recursos que tenían más a la mano. Es así que la yuca, el plátano, el maíz, el arroz y por supuesto, el omnipresente queso, son algunos de los ingredientes esenciales en la mayoría de las recetas de los horneados y bizcochos típicos de la región.

Del mismo modo, en ese entonces, las familias no podían darse el lujo de desperdiciar nada, motivo por el cual se crearon recetas como la del masaco, donde se empleaban la yuca o el plátano, además del charque o el queso que habían quedado del almuerzo.

Aunque los ingredientes empleados como base en la mayoría de estas masitas, sean los mismos, no por eso la variedad es limitada. Métodos y tiempos de cocción, algunos ingredientes de más, otros de menos, diversidad de rellenos y la sazón de cada local o familia que los preparan, brindan un completo menú, muy difícil de degustar todo, en una sola sentada.

Tamales al horno o a la olla (de maíz con queso y envueltos en chala de choclo), empanadas fritas o al horno, de arroz o rellenas de queso, pollo o charque (carne seca de res), arepas de maíz y queso, pan de arroz, sonso (mezcla a base de yuca y queso al horno o a la parrilla), pastel de choclo, roscas de maíz y los mencionados masacos y cuñapés (bolitas a base de queso y harina de yuca) son solo algunos de los deliciosos manjares tradicionales para degustar en esta tierra.

Así que ya sabe. En este mes de septiembre, mes del aniversario departamental, y cuando la tarde empieza a refrescar un poco, a eso de las 5 de la tarde, no lo dude, es el momento de parar un momento de la rutina diaria, prepararse una buena taza de café o de chocolate y degustar alguno de los muchos sabores típicos, recién salidos del horno, que tiene Santa Cruz.

ARTICULOS-2 ARTICULOS-2