Brownies

Brownies

Casi un pecado

No voy a negar que con solo pensar en tener que hacer esta nota se me hizo agua la boca. Y es que para cualquier amante del chocolate, un buen brownie, tibio, desprendiendo ese olor a chocolate, seco y crocante por fuera, suave y húmedo por dentro, contrastando con el sabor de los pedacitos de nueces… es una irresistible tentación, en la que no hay dieta que valga.

Un sencillo cuadrito de chocolate, un pastelito plano lleno de sabor y que como todo buen invento, tiene un origen incierto escondido en la historia, entre diversos mitos y leyendas culinarias.

Hay quienes afirman que el brownie es el resultado del descuido de un cocinero americano que olvidó ponerle levadura al pastel que preparaba; otros afirman que no le puso suficiente harina; otra versión es que añadió chocolate derretido a una masa de galletas.

Por último, una de las historias más extendidas, afirma que los brownies se crearon en el Palmer House Hotel en Chicago, durante la Columbian Exposition de 1892, gracias a la Sra. Bertha Potter Palmer, quien pidió a su cocinero que creara un postre que pueda poner en cajas para el almuerzo de las señoras y con el que no se manchasen las manos, resultando así los Brownies, que permanecen hasta hoy en su menú con el nombre de Bertha’s Brownie, pero sin reconocer el nombre del chef creador de esta delicia.

Lo que todas las historias tienen en común es la procedencia del Brownie, afirmando que es un postre norteamericano y que fue creado en la última década del siglo XIX. Más de un siglo de este chocolatoso postre, que se ha expandido a todo el mundo, gracias tal vez a la facilidad de conseguir sus ingredientes: huevos, mantequilla, harina, azúcar, chocolate y nueces; que a su vez, convierten al brownie en un postre nutritivo, potente y muy placentero, pero que debe ser consumido con moderación.

Su nombre proviene de una marcada característica que tiene, ya que brown en inglés significa marrón, y la traducción de brownies sería algo así como “marroncitos”. Por eso las versiones que se hacen con chocolate blanco o mantequilla de maní, son conocidos como “blondies” (del inglés blond=rubio).

Ya sea solo o contrastando temperaturas, sabores y consistencias con una bola de helado de vainilla, sin dudas, disfrutar de un buen brownie es de esos placeres en la vida que casi, casi parece un pecado.

Brownies5