Arroz

ARTICULOS-2

Un grano de arroz puede resultarnos insignificante y diminuto, pero miles de ellos juntos se transforman en un nutritivo alimento que llenan muchas cucharas. Después del maíz, es uno de los cereales más producidos a nivel mundial, siendo un abundante producto de gran valor tanto para la gastronomía asiática como para la cocina latinoamericana.

Existen muchas variedades de arroz y diferentes maneras en que este producto se industrializa para llegar a los consumidores generalmente refinado y blanqueado. Sin embargo, el arroz que es sometido a menos procesos es el integral, lo que lo vuelve más nutritivo y saludable.

Se trata de un arroz descascarillado, es decir que sólo se le ha extraído la capa exterior que no es comestible y que se denomina gluma. Así es como se obtiene un arroz de color marrón claro debido a que cada grano conserva el germen, no fue removido el salvado y el endospermo permanece intacto.

Al mantener la cubierta interior del salvado, el arroz integral presenta una textura más rústica, un aroma rico y diferente, requiere de mayor tiempo para su cocción y al masticar no será tan blando como el arroz blanco, pero su valor alimenticio es insuperable. Al no pasar por la molienda, muchos nutrientes quedan en el grano entero lo que es beneficioso para nuestra salud.

A modo de análisis, se debe decir que su salvado es fuente de fibra, el germen concentra proteínas vegetales, vitaminas y minerales, además de contener grasas poliinsaturadas, y el endospermo aporta la mayor parte de carbohidratos.

Un plato elaborado con este arroz será rico en vitaminas del complejo B y E, minerales como el magnesio, fósforo, potasio y selenio. Comer cereales integrales en vez de refinados es otra opción para aprovechar y sumar más vida a nuestras recetas.

ARTICULOS-2 ARTICULOS-2